Algunos insectos que verdaderamente son un peligro

Salir a la naturaleza y disfrutar de ella, con todo lo que ello implica, no está exento de peligros, debemos reconocerlo.  Tomar el sol, oler el aroma de las flores o gozar de la sombra de los árboles mientras tomamos un piscolabis también significa más encuentros con algunas especies no muy acogedoras o, peor aún, que realmente representen un riesgo para nosotros y nuestra salud. Hay que tener cuidado con ciertos insectos armados de dientes o aguijones que pueden portar enfermedades que amenazan la vida, inyectar venenos peligrosos e infligir un dolor grave a sus víctimas humanas.

Aquí presentamos algunos de los más comunes:

  • Garrapatas: Seguro que has oído hablar de la Enfermedad de Lyme, pero las garrapatas también transmiten otras enfermedades graves o incluso mortales. Si encuentras alguna de ellas pegada a tu cuerpo, es importante que te pongas en contacto con un médico inmediatamente.
  • Mosquitos: No son sólo sus picaduras lo que pueden molestar; estos chupadores de sangre en realidad se clasifican como el animal más mortal del mundo porque pueden ser portadores de enfermedades tan graves como el virus del Zika.
  • Arañas Viuda Negra: Estas tejedoras venenosas se cuelgan en vigas de madera, cercas u otros lugares con escombros. se pueden identificar por los puntos rojos o la forma de reloj de arena de su abdomen. La mayoría de las mordeduras se producen cuando una persona roza accidentalmente una de sus redes; la intrusión incita a la viuda negra a morder, liberando un veneno neurotóxico en la piel a través de dos marcas de punción.
  • Chinches: Las chinches viven en áreas cubiertas de hierba y arbustos; su tamaño es tan pequeño que es muy difícil verlas, pero las larvas pueden causar un dolor excesivo con sus picaduras parasitarias.
  • Abejas: La buena noticia es que las abejas, incluso las abejas “asesinas” llegadas de África, no actúan por agresión: estos útiles polinizadores sólo despliegan su veneno como un mecanismo de defensa contra alguien que golpea o altera la colmena. La razón por la que son tan peligrosos es que algunas personas pueden experimentar reacciones alérgicas graves a las picaduras.
  • Avispas y avispones: Mientras que las abejas generalmente pican solo una vez, estos parientes cercanos pueden hacerlo varias veces. Si lo hacen, es mejor tratar de arrastrar el aguijón de la picadura en vez de arrancarlo, pues eso puede liberar más cantidad de veneno.
  • Mosca del caballo: Hay más de una especie de moscas picadoras que pueden arruinar nuestra estancia al aire libre, pero estas chupadoras de sangre propinan algunas de las picaduras más dolorosas gracias a sus piezas bucales con forma de cuchillo.